Clan DLAN
19 de Agosto de 2018
Actualmente tenemos 229 usuarios online.
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN


Buenas a todos....Después de un tiempo un poco ausente por los estudios, vuelvo a la carga con un fanfic que escribí sobre la mejor saga de Survival Horror: Silent Hill. Los que conozcáis la saga y os sepáis cosas de la historia de SH, os gustará ver un buen fanfic, para el resto que no sabéis nada...pues tenéis un buen relato de terror psicológico (y paranoico XD) para leer, aunque no sepáis nada de la historia. Sin más dilaciones, os dejo con el relato, que iré posteándolo poco a poco (al igual que hice con el anterior).

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

[color="#FF0000">Silent Hill. Sueños Oscuros[/color]



[color="#FF0000">25 de Agosto de 1994, por la mañana a las 7:00, En casa, en Brahms.[/color]

Me desperté repentinamente, un fuerte ruido me sacó del sueño. Me incorporé y miré a mi alrededor, medio dormido aún. Estaba en mi habitación. No es muy grande, pero estaba bien. Tiene una única ventana, por lo que suele estar sumido en sombras...y algunas son realmente extrañas...¿Qué ha sido eso? Venía del salón, creo...iré a ver. Me levanto y voy al salón a ver qué pasa. Por el camino escucho que la tele y la radio están encendidas. ¿Me las pude haber dejado encendidas anoche? No, qué digo...imposible...además, ¿cómo voy a escuchar la radio y la tele a la vez? Es de locos...salgo al salón por el pasillo que da a la habitación y al baño y me quedo allí, de pie sin saber qué hacer ni qué decir. Me quedo de piedra por la horrenda visión que presencio. Ahí, enmedio del salón hay...algo, una especie de animal horriblemente deformado que se retuerce en el suelo y emite extraños ruidos. La radio no emite música o gente hablando. Sólo estática y muy fuerte. En la televisión sólo hay nieve y hace un ruido extraño. Yo no pudo hacer más que mirar con ojos desorbitados a la repugnancia que yace en mi salón. De repente, ese engendro me ve, emite un gruñido infrahumano y se levanta amenazante. Ahora me doy cuenta de que no es más alto que un niño, pero carece de rostro. Su piel no es tal, es como si se la hubieran arrancado y fueran visibles los músculos. Es toda sangrienta y tiene aspecto como de cuero. El monstruo levanta sus manos hacia mí, pero no son manos. Son terribles garras afiladas, aunque alguna está rota en una herida sangrante y supurante. De pronto reacciono y grito de terror y cuando por fin puedo moverme hacia la cocina, el monstruo descargó un zarpazo que de poco me desgarra las piernas. LLego a la cocina y me encierro en ella, atrancando la puerta con la mesa y las sillas, el monstruo está detrás golpeando la puerta. Con esas garras, no resistirá mucho la barricada improvisada. Al menos es pequeño, pienso. Me doy la vuelta y me veo un gran agujero en el fondo y un rastro como de baba sangrienta. Deduzco que la criatura entró por ahí. Me acerco al agujero y escucho algo como cánticos de niños a lo lejos y un aire frío que entra. No le doy importancia y me siento en el suelo, a pensar. No entiendo que pasa, estoy deseperado. De pronto un ser extraño y repugnante aparece en mi salón e intenta matarme. ¡Si ni siquiera sé lo que es! Y este agujero...es siniestro...los cánticos aumentan de volumen, a la par que el frío. Una extraña atmósfera invade la cocina, el monstruo golpea cada vez más fuerte la puerta, algunas sillas caen, se escucha ruido de madera rota. El monstruo ha roto la puerta e intenta entrar. Sus gruñidos inundan la habitación, junto con los cánticos y el frío. Además, está formándose una especie de niebla. Se escuchan sirenas, sirenas de alarma a lo lejos. Y finalmente, mi propio grito de despesperación y locura llena todo el espacio. La criatura va a atraparme entre sus garras, desde el agujero se escuchan más gruñidos, pero diferentes, vienen más grotescas deformidades, los cánticos están encima, las sirenas suenan más fuertes que nunca, la niebla empieza a sustituirse por una oscuridad impenetrable y entonces yo...





..................











Me despierto....


Y así cada dos o tres noches. Por suerte, casi nunca veo mi propia muerte, excepto cada 28 días. LLevo así tres meses y estoy empezando a desquiciarme. Siento que no puedo seguir con esto por más tiempo. ¿Por qué tengo estos sueños? Es la pregunta que más veces me he hecho en mi vida. Desgraciadamente, no hay respuesta. O por lo menos, yo no la sé. Aunque supongo que la sabré algún día. No lo sé...No se lo he contado a nadie, me tomarían por loco. Sin embargo, lo estoy escribiendo todo en este diario. Quién sabe, quizá algún día alguien lea esto y comprenda porqué tengo estos sueños o al menos qué son esas extrañas criaturas. Pero eso son sólo conjeturas. Vaya, mira qué hora es, he de irme.

[color="#FF0000">25 de Agosto de 1994, por la tarde a las 19:00. Saliendo de Brahms de camino a Silent Hill.[/color]

Estoy en el autobús, es una calurosa tarde de verano y me dirijo al lugar más tenebroso que pueda pensar. Este mediodía el jefe me llamó a su despacho y me dijo que quería que fuera a Silent Hill a hacer un reportaje sobre los atroces asesinatos que perpetró recientemente por el asesino en serie Walter Sullivan. Y no sólo eso, también quiere que entreviste en persona a Walter Sullivan y de paso, que investigue si son ciertos los rumores de la prisión. ¿Quién demonios se cree el jefe que soy? Maldición...tengo que investigar todo aquello que ni la misma policía de Silent Hill se atreve a investigar. Genial. Y para colmo, mis sueños extraños...me pregunto si serán peores cuando esté allí, en Silent Hill, pues tengo que estar 3 días en el pueblo para hacer el reportaje sobre todos los extraños sucesos que oscurren en ese pueblo. Pero lo peor de todo...es que mis sueños empeoran. Ya no es sólo que al finalizar un período lunar veo mi propia muerte, sino que cada vez las sensaciones son más y más reales...el miedo que siento en el sueño es tan real que llego a llorar de puro terror, los ruidos son tan reales, que en ocasiones casi me despierto porque creo que están sonando en mi casa, y las heridas que recibo...son latigazos de dolor en mi cuerpo...pero cuando me despierto...nada de esto es real, nada ocurrió. la casa está tranquila y silenciosa. Las sensaciones por ahora son algo fuertes...pero aumentan a cada sueño, de manera que tal vez con los siguientes sueños no pueda ni distinguirlos de la realidad. Y además...temo que en Silent Hill los sueños empeoren...no sé porqué, pero tengo esa sensación...Quizá pregunte a alguien en el pueblo acerca de ellos...tal vez así saque algo en claro.
Estoy escribiendo en el autobús que me lleva a Silent Hill, es por la tarde, anocheciendo ya. Llevamos unas dos horas de viaje y aún quedan una más. Espero que pueda mantenerme despierto...

[color="#FF0000">-Por la tarde a las 19:45[/color]

Maldición...me he dormido...he tenido otro de mis sueños, esta vez más real...no acabó porque me despertaron antes, ya que por lo que parece, grité de pánico en sueños...la gente se asustó, porque mis gritos eran de desesperación y según me han dicho, parecía que lo estaba pasando realmente mal, a juzgar por la expresión de terror de mi cara. No les culpo...ellos no saben cuán reales son. Oh vaya, parece que hemos llegado a Silent Hill. Y lo digo porque el conductor lo ha anunciado, porque no se ve nada. Fuera todo es negro, la luna arroja una débil luz plateada, pero no deja ver nada. Sólo se adivinan formas, pero nada más...

[color="#FF0000">-Por la noche a las 22:00. En el Lakeview Hotel, en Silent Hill.[/color]

Ya me he instalado en la habitación que tenía reservada...la número 312. Me gusta, es grande y tiene amplios ventanales que dan al lago. Las vistas son preciosas, se respira un aire tan tranquilo...podría quedarme aquí para siempre... ¿Qué digo...quedarme aquí? Si odio este lugar, no sé porqué he escrito eso, si no me gusta que la habitación dé al lago...me pone los pelos de punta, teniendo en cuenta una noticia que salió hace ya tiempo sobre un barco que se hundió misteriosamente en el lago con bastante gente a bordo, y para colmo, no se encontró ni rastro del barco ni la gente. Aún así, he de reconocer que el paisaje es hermoso, aunque me resulte tétrico y hasta irónico que un lugar así pueda albergar unas historias tan terribles...me estoy refiriendo también a los bosques que rodean Silent Hill. También se oyen historias terribles de niños desaparecidos y monstruos entre la niebla y la espesura...Ah...no sé porqué he venido, después de todo. Me siento en la cama y me echo a temblar...
Te contaré un secreto...en realidad, no me envía el jefe, si me llamó fue para despedirme. Yo...sentí que debía venir. No sé porqué. Cuando cogí el autobús hacia Silent Hill, el que me vendió el billete no me dijo nada, pero por su cara, se diría que estaba asustado. Además...el conductor me preguntó si estaba seguro de ir. Le dije que sí, aunque en realidad no era así. ¿Porqué estoy aquí? No lo sé. ¿Por algo que hice? ...... Bueno, y eso qué tendrá que ver, me pregunto. Estoy hecho un lío. No hay nadie en el pueblo. Está vacío, nadie me recibió, y el conductor del autobús ni siquiera llegó a entrar en el pueblo, me dejó lo más cerca posible y se largó a toda prisa. He tenido que caminar hasta llegar aquí, entre la espesa niebla, escuchando ruidos extraños a mi alrededor, sintiendo que me observaban por todas partes. No ha sido una experiencia agradable. Sin embargo...ha sido entrar en esta habitación y sentirme a gusto. Me parece que es la única que está bien, las demás...están cerradas y el hotel estaba ruinoso, pues un incendio lo consumió. Ésta habitación estaba abierta, aún no sé porqué. Creo que hay alguien aquí, en la habitación. Puede que se trate de un espíritu, un alma en pena...tal vez sea ésta la que mantiene intacta la habitación...Pero no sé. Ya no sé nada. Ahora tengo que concentrarme en pensar porqué estoy aquí. ¿Será por alguien o por algo? ...... Es cierto que he estado varias veces aquí, en Silent Hill, todas por razones de trabajo. Sí, ese supuesto trabajo que tenía encargado...ya lo hice, a principio de este año, concretamente en Febrero. Tal vez...deba empezar por ahí, recordando qué pasó. Eso haré, te contaré, querido diario, qué pasó aquél Febrero...aunque los recuerdos sean horribles de escuchar...