Clan DLAN
25 de Mayo de 2018
Actualmente tenemos 208 usuarios online.
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN



FRAGMENTO DE ENTREVISTA CON EL VAMPIRO
Autora: Anne Rice.

Me encanta este fragmento, es uno de los que mejor describen a Claudia (los demás tienen mucho destripe jejeje), me impresionó mucho esta niña-vampiro tanto en la película como en el libro, era mala y sangrienta todo lo contrario a lo que Louis era, pero muy parecida a Lestat, es como si fuera todo lo que Louis nunca sería y por eso la tenía a su lado, como si fuera su parte oculta. Estaba resentida porque nunca crecería y claro, culpaba a Lestat y a Louis por ello.

-Sería una niña demoníaca para siempre-dijo, y su voz fue suave como si se sorprendiese de ello-. Igual que yo soy el mismo hombre joven que cuando morí. ¿Y Lestat? Lo mismo. Pero su mente...era la mente de un vampiro. Y yo traté de saber como se acercaba a la madurez femenina. Empezó a hablar más, aunque jamás dejó de ser una persona reflexiva, y podía escucharme pacientemente durante horas sin interrupción. Sin embargo, más y más su cara de muñeca pareció poseer dos ojos absolutamente adultos; y la inocencia pareció perderse de algún modo entre muñecas olvidadas, y la pérdida de una cierta paciencia. Había algo fatalmente sensual en ella cuando se tiraba en el sofá con un camisón pequeñito de lazo y perlas; se convirtió en una seductora fantasmal y poderosa; su voz se volvió cristalina y dulce que nunca, aunque tenía una resonancia que era de mujer, una agudeza que a veces impresionaba.. después de días de acostumbrada quietud, de repente se oponía a las predicciones de Lestat acerca de la guerra; o, bebiendo sangre de una copa de cristal, decía que no había libros en la casa, que debíamos conseguir más aunque tuviéramos que robarlos; y luego, fríamente, me hablaba de una librería de la que había oído hablar, en una mansión palaciega en el Faubourg Sainte-Marie. Allí había una mujer que coleccionaba libros como si fueran piedras o mariposas disecadas. Me preguntaba si yo me podía meter en el dormitorio de la mujer.
“Me quedaba estupefacto en esas ocasiones; su mente era imprevisible, desconocida. Pero luego se sentaba en mis rodillas y me acariciaba el pelo suavemente, susurrándome al oído que yo nunca iba a crecer como ella, hasta que supiera que matar era lo más serio del mundo, no los libros ni la música...
-Siempre la música...-me susurraba.
-Muñeca, muñeca-le decía yo.
“Pues eso era lo que era. Una muñeca mágica. La risa y el intelecto infinito y luego la cara de redondas mejillas, la boca como una flor.
-Déjame que te vista, deja que te peine-le decía como una vieja costumbre, consciente de su sonrisa y de que me miraba con un velo de aburrimiento en su expresión.
-Haz lo que quieras-me decía al oído cuando me agachaba a prenderle sus botones de perlas-. Pero esta noche mata conmigo. Nunca me has dejado verte matar, Louis.